Marruecos

Marruecos esta situado al noroeste de África, bañado por el Atlántico al Oeste y por el Mediterráneo al Norte.

En el norte las playas son las características del mediterráneo, mientras que la costa del Atlántico está surcada por pequeños acantilados de arenisca que se interrumpen para dar lugar a playas, en muchas ocasiones, interminables y vírgenes.

 

El país está atravesado por cuatro cadenas montañosas: el Rif -cuyas alturas no exceden los 2.452 metros- ciñe el litoral mediterráneo y las estribaciones de sus montañas llegan al mar. En el centro del país, como auténtica columna que vertebrara la parte atlántica y la sahariana, el Medio y el Alto Atlas. El Medio Atlas es famoso por sus bosques de cedros y cascadas. El Alto Atlas -cuya cumbre más alta, el Toubkal, mide 4.165- constituye la cordillera más alta del norte de África.

En estas montañas hay una variedad de paisajes impresionante; la vertiente norte es muy arbolada con encinas, tuyas, cedros y enebros rojos y la típica vegetación de altura en los niveles más altos. Tiene hermosas cascadas. La vertiente sur está poblada por vegetación esteparia. En algunos picos del Gran Atlas se pueden admirar las nieves perpetuas ¡al lado mismo del desierto! El Anti Atlas está situado en paralelo al Alto Atlas y presenta formaciones rocosas de gran belleza. Y a sus pies crecen bosques de arganes, especie arbórea endémica de Marruecos de hoja perenne.

Ríos y Valles

Y los ríos… Al norte en el Rif destaca el Moulouya, que da nombre a un pico que este macizo, El Sebou, el Rdom y el Beht que riegan la fértil llanura del centro del país. También destacan el Oum er-Rbia y el Bou Regreg que desemboca en Rabat. El oued de Tensift se extiende entre Sais y el Haouz. El Dra, inmenso, que nace del Dades, el Ziz y el Meski (con sus fuentes azules) forman desfiladeros de gran be-lleza, en la región del Tafilalet.. Mención especial merece el Massa, generador -entre Agadir y Tiznit- del Parque Nacional de Sus-Massa, creando un universo verde y lleno de vida, reserva de especies como el flamenco rosa, en una zona desértica hasta su desembocadura en el mar. El Parque Nacional de Sus-Massa es una importantísima reserva de la biosfera.

 

Desierto y Oasis

No podemos olvidar las zonas de estepa, extensiones áridas de escasa vegetación que preceden al desierto. Este propiamente dicho comienza en el Djebel Sirua, al este, y al pie del Anti Atlas, en el oeste, extendiéndose todo a lo largo de las provincias saharianas.

Y por supuesto no podemos olvidar los míticos oasis, refugio de verdor y humedad en las zonas áridas, siendo la palmera su especie vegetal más emblemática.

 

Variedad de microclimas

Con sus 710.850 km2 de superficie y su enorme diversidad geográfica, el clima es muy variado, templado la mayor parte del año. En la costa, la brisa del mar impide los calores estivales. En invierno la temperatura no baja de los 10º y las heladas se desconocen. En el interior el clima es continental, donde los veranos pueden ser muy calurosos. El invierno resulta idílico en Marrakech o en las playas del sur como Agadir, Tan-Tan, Layounne y Dakhla. Marruecos cuenta con 60.000 km. de red de carreteras.

Información extraída de la pagina web de la Oficina Nacional Marroquí de Turismo en Madrid.