Recuerdos 2

Recuerdos de mi vida en Tetuán (2ªparte)

      Con mi madre sobre todo, ya que mi padre a menudo estaba de viaje, recorríamos Tetuán, íbamos al mercado de Abastos (La plaza), al lado de la estación de autobuses, a comprar el pescado, la carne, la fruta, y cuantas y cuantas veces hemos ido a comprar a la Medina, al zoco Foki, al zoco del pan, también a comprar dulces en tiempo de Ramadán, a comprar telas (mi madre siempre ha cosido mucho), y la Luneta, cuantas veces recorríamos las tiendas de los indios, me encantaba de niña ver los escaparates llenos de artículos de todas clases. Era una gozada.

Hasta los 9 años frecuenté el Grupo Escolar España, recuerdo muy bien el día de mi primera comunión en dicho centro, la iglesia llena de gente, todos los discos que me dedicaron por la radio, Juanito Valderrama y su canción su primera comunión, la excitación para vestirme, la iglesia llena de gente, el desayuno después con todos los compañeros.

Grupo Escolar España

Grupo Escolar España

      Fueron momentos inolvidables. Tengo muy buenos recuerdos de ese colegio donde siempre íbamos en grupo un montón de amigas, los recreos en el patio, los juegos con las amiguitas. Mi hermano y sus amigos se quedaban primero en el Colegio José Antonio y más tarde en el Rekaina y nosotros continuábamos hasta el Grupo.

      Luego mi hermano y yo nos fuimos a La Esperanza para hacer el bachiller y ya nos fuimos a vivir a General Sanjurjo. Poco a poco los españoles, después de la independencia, iban dejando Tetuán y se reducía el grupo de amigos. Nuevos amigos remplazaron a los que iban yéndose, obligados por las circunstancias. Todos los días sabíamos que una nueva familia, a veces dos, tres, o más, se habían marchado. Guardamos el contacto durante años con algunas de ellas, e incluso, con mis padres y hermano, recuerdo haber ido a visitar a muchas de ellas en nuestros primeros años de estancia en Francia ya que varias de ellas se habían ido a pueblos de Cataluña, Valencia, Alicante. Otras se fueron mucho más lejos, Venezuela,  Argentina, y otras partes de América del Sur. Así, toda la geografía española vio llegar a los residentes de todo Marruecos. De otras familias, no supimos más de ellas.

Grupo Escolar Jose Antonio Tetuan

Grupo Escolar Jose Antonio

Colegio Rekaina

Colegio Rekaina

 

 

 

 

 

 

 

      En uno de los viajes que hice a Tetuán hace pocos años tuve ocasión de ir a ver La Esperanza y las personas que se encontraban allí dentro me dejaron entrar a visitar “nuestras clases”.  Que de recuerdos!!! parecía que iba a encontrarme con mis antiguos amigos y profesores : D. Francisco Hidalgo (que en mi primer viaje a una de las comidas de Málaga pude ver de nuevo y non fundimos los dos en un abrazo pues a pesar de los años transcurridos se acordaba de mi perfectamente) y del que guardaba muy buenos recuerdos pese a que era bastante severo – me lo parecía en aquella época-  ahora sé que fue un excelente profesor y que si nos exigía tanto era solo pensando en nosotros ;  D.Francisco Núñez, D Manuel Amador, D.Antonio Rodríguez, D.Juan Manchon (que igualmente volví a ver en Málaga hace tres años, pero que no me recordaba, aunque se puso muy contento de saber que yo aún le recordaba a él).

Annie_LaEsperanza

Aqui estoy yo en el Colegio “La Esperanza”

LaEsperanza07

En la Puerta del Colegio “La Esperanza”

 

 

 

 

 

 

      Recuerdo los recreos de la Esperanza, a media mañana, que solíamos jugar al balón, éramos dos equipos que nos enfrentábamos a tirarnos el balón y si teníamos la suerte de tocar a un adversario, este estaba eliminado y al final ganaba el equipo que mas jugadores tenia. Las “mas mayores” se reunían a hablar entre ellas de sus cosas, y cuando algunas de las mas jóvenes nos acercábamos al circulo, recuerdo que nos mandaban “a jugar al balón”….

recreogrupoespaña

Recreo del Grupo España

      Ya en los años de La Esperanza fue pasar de la infancia a la adolescencia, pero fue igualmente una época muy feliz para mi, con muy buenos amigos  compañeros y vecinos (familias Martín Barceló- que por cierto fui a visitar en uno de mis viajes a Tetuán, familia Gordón Soto), seguía yendo los domingos a misa, luego íbamos a comprar pipas y nos paseábamos por la calle Generalísimo, el trayecto era casi siempre el mismo, de la plaza el Primo hasta El Águila, dábamos media vuelta y de nuevo llegábamos a la Plaza el Primo y eso nos permitía a los chicos ver a las chicas y viceversa, algunas veces llegábamos hasta “El Monte” en la plaza España a tomarnos un té (era el punto de encuentro de todos los jóvenes)… ese té del Monte que buenos recuerdos me traen y que bueno que estaba ! Luego por las tardes a veces íbamos al cine y luego paseos van y paseos vienen. Y en verano eran los helados de La Glacial, hacíamos cola para poder tomarnos uno, pero eran los mejores que había. Puede que fuera también el ambiente, el hecho de que eran de “nuestra tierra”, pero nunca he vuelto a tomar un helado tan sabroso como los de la Glacial, tenían otro gusto diferente, tenían un gusto a “ALLI”.

      También frecuenté el coro de la Iglesia, donde íbamos a ensayar, aún hoy me sorprendo yo misma de haber sido capaz de cantar en un coro, con lo mal que canto – pero menos mal que éramos muchos y mi voz pasaba desapercibida. Fuimos a bastantes lugares a cantar, a Tánger, a Chauen, cantamos también en un colegio de monjas, no recuerdo en que lugar, solo sé que era por época de Navidad y cantamos Villancicos. Estuve también en la Sección Femenina, donde íbamos a coser, a bordar, escribíamos a maquina, e incluso hicimos un grupo de baile, con mis amigas Nieves, Mamen, Mercedes, Pilar, Margarita…. recuerdo que bailamos vestidas con trajes regionales (el baile del pandeiro y la muñeira no se me ha olvidado nunca).

a

Coral de la Iglesia

      Y luego como nos paso a todos, llego el momento de la despedida. A mi familia nos toco en Agosto de 1965. Mi padre después de la nacionalización de La Valenciana donde trabajaba, se marcho en 1964 solo a Francia, donde teníamos familia, y un año después vino a buscarnos y desde entonces estamos aquí. Mi vida ha sido muy feliz aquí, hice mi bachillerato, estudié derecho, me he casado, he tenido dos hijos, tengo 5 nietos, en 2011 me jubilé, y durante muchos años no es que olvidara (había ido tres veces a Tetuán desde entonces y ya aquello no era lo que yo había dejado), pero es verdad que la vida nos hace poner de lado muchas cosas ya que hay otras que ocupan mas nuestro tiempo, y que dejan adormecidos esos recuerdos.

      Es verdad que gracias a esos encuentros en Málaga he podido reencontrarme con muchos amigos después de tantísimo años. Fue en el 2004 cuando por primera vez asistí a una de esas comidas que se organizaban  gracias a algunos residentes de Marruecos; uno de los primeros organizadores fue Francisco Hidalgo que con uno o dos compañeros tuvieron la maravillosa idea de esta organización que año tras año tanto éxito tiene.

      Como supe después, unos amigos me habían estado buscando para informarme de esos encuentros; sabían que estaba en Francia, mas o menos en que región y gracias a ello pudieron dar conmigo. Nunca hubiera podido imaginar de que alguien se acordara todavía de mi.

      Mi primer viaje a la comida de Málaga fue en Marzo de 2004 y desde entonces, cuando puedo, suelo asistir a ellas. Decir lo que sentí la primera vez, seria imposible, me pasé el sábado llorando, veía a un amigo, me ponía a llorar, veía a otro igual, y así durante todo el día. Al aeropuerto vinieron a buscarme mi amigo Sixto Tejera de León y su mujer Mari Carmen a la que no conocía, Miguel Pons Infante mi vecino de General Sanjurjo con el que había estado carteándome durante años. Habían transcurrido mas de 40 años desde que nos habíamos visto por última vez, ya que ambos se habían marchado de Tetuán antes de 1965. Por la noche un grupo reducido de amigos había organizado una cena y me encontré allí a mis amigos los hermanos Jiménez Ibáñez, Mari Rosa, José Luis y Guillermo con sus respectivas parejas (el marido de Mari Rosa es Manolo Gallego que significo mucho para mi pues su hermano Pepito fue un gran amigo mío de la Esperanza que por desgracia nos dejo muy pronto  era un excelente compañero y amigo y solo conservaba de él una foto que nos habíamos hecho durante una excursión que hicimos a Tamuda. Yo guardaba un excelente recuerdo de él y de su madre pero no recordaba a Manolo y saber que era su hermano y que además estaba casado con Mari Rosa que era una buenísima amiga fue para mi doblemente satisfactorio  y pude darle una copie de la foto que conservaba y que él no tenia (de algo sirve a veces ser conservadora); a Mercedes Duran mi compañera de La Esperanza, a Rafael Pastor y a su mujer, y a muchos otros. Al día siguiente durante la comida encontré muchísimos amigos de las cuales solo recordaba los nombres de muchos de ellos, otros fueron mas fáciles de “reconocer” como Paco García, Luis Esteban (que recordaba perfectamente gracias a los tirones de trenza que siempre me daba), Conchi Martín Vera, Julia Bernal, Gonzalo Martínez, a Julio Parres, a los hermanos Cortes Vera, Pedro y Juan José Lozano Sanjuán, a Loli Sánchez cuyo hermano Juan nos hacia escuchar durante los recreos de La Esperanza los discos del Dúo Dinámico. Y sobre todo a dos queridas amigas que estaba impaciente de ver, Mari Carmen Martín Alonso,  Mamen y a mi muy recordada Nieves de León Paz. Esta ultima vino acompañada de Juan Carlos su hermano que yo había dejado siendo un crío cuando me marché, también estaban Emilio Palomo con su mujer Filo, y recordé “los guateques” que hacíamos en su casa, a Juan Compan, a Fernando Blanco, y a tantos y tantos amigos que hicieron que ese día mis ojos fueran una fuente de lagrimas.

tamuda1.jpg

Excursión a Tamuda del Colegio La Esperanza en la que aparecen: profesor Manuel Amador, Mari Bendahan, Nieves y Marcial de León Paz, Any y Paco Cueto Alba, Sixto, Manolo y Pepi Tejera de León, Angustias Arroyo Barba, Pepito Gallego, Francisco Villavieja, Julia Bernal, Luis Esteban, Rosa Mari Gutiérrez….. fue durante el ramadan en el año 1962

     Y no debo olvidar a una persona que yo recordaba con mucho cariño y que es Providencia Ibáñez la madre de los hermanos Jiménez Ibáñez, de la que tenia un maravilloso recuerdo. La recordaba perfectamente dando los cursos de corte y confección en su casa del Pasaje Buruaga, que yo visitaba muy a menudo.

      En otros encuentros mas tarde, he podido encontrarme con Alicia y Estrella (Canqui) Peña Linares; con su hermano Fernando (Folo para nosotros los compañeros de La Esperanza) no he podido coincidir aún en ninguna comida; he visto a su primo Ramón Linares, a Juan Belmonte,  a Enrique Quijada Jerez, mas tarde su hermana y gran amiga mía Mari Carmen vino a uno de los encuentros en el año 2007, al Vasco, a su primo Pedro Marzo, a las hermanas Maria y Paz Navarrete.

      Gracias a dichas comidas de Málaga he tenido la suerte de conocer a nuevos amigos a José Domínguez, a Carmen Castellano de la Yeza, a Ana Maria Bugarin que estaba también en el coro de la Iglesia, a José Luis Domínguez Vega y a su esposa Milagros, a José Luis Úbeda Rodríguez e Isabel, a Mary Asun Lorente, a Aldo Piano Palomo a los hermanos Pereña,  y también gracias a internet que “también sirve” para cosas buenas, como seguir en contacto con los antiguos y los nuevos amigos que nos hemos forjado durante esas reuniones, y que no hubiéramos podido tener sin este “aparatito”.

      Con José Domínguez “el del Bar Correos” que conocí por Internet y que luego conocí personalmente en una comida, me paso una anécdota que no puedo pasar por alto. Resulta que siempre que “encontramos” a alguien de nuestra tierra por internet, solemos preguntarnos donde vivíamos, los amigos que frecuentábamos, en fin lo de siempre y yo le conté que vivía en general Sanjurjo encima de la bodega Chávez y al lado de Correos y que conocía muy bien a los hermanos Paco y José Diego Gordón Soto (que eran panaderos y tenían una panadería en La Luneta) y que unas Navidades había ido con ellos y con mis padres a casa de unos amigos que vivían en La Luneta a tomar una copa, no recordaba bien pero le describí el portal, la casa y resulto que había estado en su propia casa, ya que su familia sus hermanas y él eran íntimos amigos de los hermanos Gordón Soto. Luego cuando le envié algunas fotos de la época y sobre todo de la boda de una de las hermanas de dichos hermanos, pues reconoció a su madre (que era muy amiga de la mía), a su novia e incluso a una tía suya. Esas fotos él no las había visto nunca y se alegro bastante de verlas. Yo también me alegré bastante de habérselas podido mandar.

      También estas reuniones ha servido para que yo me pusiera a buscar amigos de aquella época pues me dije : si a mi me han encontrado, voy a hacer yo también “la búsqueda de amigos de allí”, y tuve la suerte de encontrar a Mari Tere Muñoz Sánchez, a su hermana Rosi, a sus primas Santi y Teresa Muñoz,  a Francisco Villavieja, a mi querida Mary Bendahan que aún no he visto pero que espero ver en la próxima comida de Málaga, a Paco Artero, y como no a mi inolvidable Luis Burgundoforo Vega Luna. Todos ellos han venido a Málaga, menos Mary, como ya he dicho, pero a la que espero ver pronto. Y en la ultima reunión a la que asistí  gracias a mi amigo Paco García que vino acompañado de Antonio Doña que yo recordaba vagamente, y que yo sabia que era de Rió Martín, pude reencontrarme con mi prima Lola, que vivía en Rió Martín con su marido Manolo (es prima hermana de mi padre) y hacia mas de 50 años que no la veía). Y como dicen que el mundo es un pañuelo y el que lo dijo tuvo toda la razón del mundo, gracias a ello me enteré que mis amigos Pedro y Juan José Lozano Sanjuán eran sobrinos de Manolo el marido de mi prima pues él se llama Manuel Sanjuán Santamaría, o sea que yo conocía a dichos hermanos sin recordar que eran sobrinos de mi prima… que pequeño es el mundo !!!!

CasaLuneta1

Casa en Calle Luneta

      He encontrado también a otros amigos a los que he informado de estos encuentros pero no han querido saber nada de ellos. Hay que respetar sus decisiones, y es verdad que en algunas personas la nostalgia es mas fuerte que en otras, o bien que no guardan los mismos recuerdos de su estancia en Marruecos, que los que nosotros hemos conservado. Yo sé que para ciertas personas el dejar Marruecos fue traumático para ellos.

        Y termino diciendo que sigo buscando a mas amigos, gracias a facebook donde también he encontrado a amigos estupendos, a las fotos que conservo y que pongo en dicho muro – y que gracias a ellas muchos amigos reconocen a otros amigos y eso me permite ponerles nombres que están olvidados – Muchos amigos no se acordaran de nosotros, como tampoco nosotros nos acordaremos de ellos, pero que satisfacción es saber que “a lo mejor” gracias a ti puedes traerles un bello recuerdo de algún momento que vivieron en nuestra tierra, allí en Marruecos…..

      Y ya que había terminado esta narración un poco larga, por lo cual os pido mil perdones, anoche mismo tuve la suerte de ponerme en contacto con otro amigo de nuestra tierra que es Luis Salgado Alba (ignoraba que su madre y la mía que eran muy amigas tenían el mismo apellido). Habíamos sido vecinos, amigos, nuestras familias eran muy amigas. Incluso cuando la Independencia en 1956, recuerdo que mi madre, mi hermano y yo “nos refugiamos” en casa de su hermana Encarna por temor a que sucediera algo. Hemos quedado en vernos en la comida de Málaga de 2014. Espero que lo podamos hacer. Es algo que tenemos pendiente : darnos un abrazo después de mas de 50 años.

      He sido muy extensa lo siento, y hay tantas y tantas cosas “intimas” que se han quedado no en el tintero como se decía antes, sino en esa parte que cada cual conserva en su mente o en su corazón y que son tan difíciles de expresar o de decir en voz alta. Espero no haberos cansado y que esto contribuye a traeros a algunos buenos recuerdos.