La Juderia

 

      A la Judería solía ir mucho pues en ella vivía mis abuelos maternos, para llegar a casa de ellos tenia que pasar por la calle donde estaba el puesto de Ambrami, el de las pipas, antes de entrar en la calle en la esquina había un puesto de pinchitos de carne picada, el puesto era de un hebreo que le llamaban Jacobino y los pinchitos estaban para chuparse los dedos de bueno, cuando entrabas a la calle estaba el puesto de Ambrami que tenia las mejores pipas de girasoles y de calabazas y es que era un maestro tostándolas,  al final de la calle a mano derecha estaba Alberto el churrero que hacia unos buñuelos ricos de verdad,  era hebreo,  era un muchacho alto y con su estatura estaba con las piernas medio encogidas sentado delante del fogón,  ya que el local era muy pequeño,  y una enorme sartén  con aceite,  la masa en el lado izquierdo preparada, con la mano izquierda iba haciendo los  buñuelo y a la sartén con una habilidad  impresionante,  luego te lo entregaba en una tira de esparto como si fuera un collar, no paraba en todo el día.

Buñuelos morunos

      Mi abuela vivía en la calle siguiente, Sírvela se llamaba, en una casa con patio de entrada muy grande, su casa era entrando al patio en el lado derecho y en el izquierdo vivía un matrimonio hebreo,  cuando llegaba por las tardes mi abuela  o mis tías  para merendar me traía buñuelos de Alberto pues sabían que me encantaban.

      La señora que vivía en el lado izquierdo se llamaba o le decían chacha unía, recuerdo que en el tiempo de los madroños  en el patio montaba un alambiqué y se ponía a destilar  aguardiente de madroño. Me sentaba en el patio con su hijo y mi prima Loli y nos pasábamos la tarde viendo destilar mientras dábamos buena cuenta de los buñuelos.

aalambique

      La cocina de mi abuela era bastante grande y tenia un sótano, en él durante todo el año por las noche se reunían los artitas noveles de Tetuán, que luego solían actuar  en el teatro Nacional o en el Monumental, aquel era su lugar de ensayo, me sentaba en los escalones que bajaba al sótano y contemplaba la actuaciones entre ellos estaban, el niño del cerro, Manolo Vega, el Habichuela, Rafael Jiménez, que cantaba por Pepe Marchena, Antonio el relojero mas conocido por el Capitán Maravilla que tocaba la guitarra además de cantar, su hermana  Tere que bailaba a las mil maravillas,  Oscar Majarin y como  no podía  olvidarme   de mi amigo y vecino Fader que era Marroquí pero cantaba Flamenco para rabiar y muchos mas que no recuerdo.  Fader luego la carrera de medicina en Granada y fue medico personal del rey Hassan ll.

      El 10 de Julio del 1971 en el atentado  que sufrió el rey en su palacio de verano en la playa de Sjirat entre los fallecidos estaba nuestro amigo Fader.

img006

Reunión de amigos, a la guitarra Antonio el relojero “El capitan Maravilla”

      Quien de vosotros no fue alguna vez a la Judería no solo a comprar las pipas de Ambrami, sino en tiempos de los madroños a comprar dos perras gordas de madroño, el del puesto tenía una lata de leche la Lechera  vacía y la usaba como medida, llenaba la lata hasta el borde y esa eran las dos perras gordas. En el tiempo de las Palmichas lo mismo o la caña de azúcar, la de  Paladu y en su tiempo los Palmitos.  Yo buscaba el Palmito que mas abuelas tuviese, grande repleta de semilla amarilla, completamente dulce también iba al puesto del moreno a comprarle la habas cocidas, te daba un papelón lleno de habas  calentita con su sal y pimienta, también muy sabrosas en el puesto de David, o el puesto de  Simón con las ricas panochas de maíz asadas al carbón.  Eran cosas que se podía disfrutar si ibas a la Judería, que cosas tan maravillosas teníamos en nuestro inolvidable Tetuán.

MARSORCA ASADAS    Caña de paladu  Madroños   Abas       palmitos 3

 

Os añado una lista que nos manda Coby Bentolilla de los comercios que se podían encontrar en la calle Luneta

 Tetuan y sus Comercios  n° 03

A la lista de comercios que nos manda nuestro paisano Coby Bentolilla yo añadiría los siguientes:

Relojería la Suiza
Estanco Felisa
Bar Levante
Bazar el  sótano
Bazar la Flor de la India
Estanco Correa
Tejido Luna
Sastrería Salvador Jiménez
Sastrería Manolo Gallego
Churrería Francisca,
Comestible Raissuni
Panadería Hermanos Gordon
Panadería la espiga de Oro
Pastelería la Suiza
Pastelería sucursal de la Campana
Casa Martínez Indio
El Conservatorio de Canto y Musica
El Horno de los Calentitos
Relojeria Nono
Bazar Tanger

 

Un relato de José Domínguez